martes, 28 de octubre de 2008

Espárragos esparragados a la manera de mi padre (tradicional)


Esta receta es muy sencillita pero da un resultado riquísimo. Mi padre hace así los espárragos (o casi así) y yo, en "temporada" buena de espárragos, como una vez a la semana, jeje. Ya sé que esta forma de prepararlos es todo un clásico, pero como a todas las recetas, en cada casa le damos un toquecito personal. Vale que la foto no es muy bonita pero como hago la receta tan a menudo siempre nos los comemos sin hacer foto, y esta vez me he dicho "¡pues de hoy no pasa!"

Ingredientes:

1 manojo de espárragos verdes
2 ó 3 ajos
2 ó 3 rebanadas de pan (mejor duro)
Un chorreón de vinagre
Pimentón
Una pizca de pimienta de Cayena molida
2 huevos

Preparación:

Poner los espárragos troceados en agua fría sin sal y llevar a ebullición. En cuanto rompan a hervir, tirar el agua y echar agua nueva (esto más bien viene de cuando los espárragos son "auténticos", cogidos del campo, y están más amargos, cambiando el agua una o dos veces se les quita el amargor, pero yo ya lo hago siempre), esta vez con sal. Cuando vuelvan a hervir, dejar tres o cuatro minutos y escurrir (a mí todas las verduras me gustan más bien "al dente", pero si no, dejar hervir un poco más).
Aparte, en una sartén con un chorreón de aceite de oliva, freir los ajos enteros o en dos o tres trozos, y pasar a un mortero. Freir el pan (el aceite debe estar muy caliente para que el pan se ponga crujiente y no empapado de aceite) y pasarlo también. Machacar el pan y el ajo en el mortero, echar un chorrito de vinagre y un par de dedos de agua.
Echar los espárragos en la sartén de freir los ajos y el pan, calentar y espolvorear de pimentón y un poquito de Cayena molida si se quieren con un puntito "alegre" o picante. Dar una vuelta rápida para que no se queme el pimentón, y añadir el majadillo del mortero. Dejar a fuego vivo hasta que no haya líquido, echar los huevos, salar, bajar el fuego y tapar, si es posible con una tapadera por la que no salga el vapor, para que los huevos se hagan poco a poco y quede la yema blandita y la clara hecha. Y ahora... ¡a mojar pan!

3 comentarios:

Karen dijo...

¡Cuánto tiempo! Uf, que antojo más grande me acaba de entrar... si es que están riquísimos los espárragos así, es uno de mis platos preferidos :-D

Irene dijo...

Sí, es verdad, ¡y es verdad que cuando es temporada los hago casi todas las semanas! Aunque la mitad de las veces mi devorador personal da cuenta de ellos y yo casi ni me entero...

Maytia dijo...

Un auténtico placer de dioses... ésta es de esas recetas de toda la vida que no deberíamos permitir que se perdieran... Aunque lo que realmente marca la diferencia es hacerla con espárragos de campo, de los amarguitos de toda la vida. Y las fotos están preciosas, como todas las tuyas.Adelante y mucho ánimp