martes, 28 de julio de 2009

Ensalada de legumbres


Otro plato fresquito y veraniego. Me gusta comer variado y al cocinar siempre trato de hacerlo de forma equilibrada. Me preocupaba un poco el tema de las legumbres, porque en invierno no tengo problema con ellas, pero de verdad que con este calor soy incapaz de tomar nada de "cuchareo". Ésta me parece una solución ideal. Se puede tomar como plato único, nos soluciona el tema de comer legumbres en esta época, y además lleva verduritas, huevo... O sea, un plato muy completo. De nuevo, es de los que se preparan, con aliño y todo, se meten en la nevera, y a la hora de comer entra muy bien tan fresquito. La receta es del libro Nuevo Amanecer. Ya he dicho otras veces que me parece mucho mejor la selección de recetas que viene en este libro que las que luego pusieron en el de la Th-31, ¿por qué será?

Ingredientes:

1 frasco de 1/2 kg. de judías blancas cocidas o garbanzos (en mi caso, un bote pequeño de judías y otro de garbanzos)
3 rodajas de pimiento rojo
1 pimiento verde pequeño (puse el mismo peso de pimiento verde y rojo, creo que eran unos 70 gr. de cada)
3 rodajas de cebolleta
2 huevos duros
1/2 cubilete de hojas de perejil (no le puse)
200 gr. de aceite de oliva (le puse 100 gr., si no sale con demasiado líquido para mi gusto)
50 gr. de vinagre (le puse 35 gr.)
Sal

Preparación:

Escurrir bien las judías y los garbanzos, enjuagar y verter en un bol hondo o ensaladera.
Poner el resto de ingredientes en el vaso y programar 5 segundos, velocidad 4.
Probar la vinagreta por si hubiera que rectificar de sal o vinagre.
Verter sobre las legumbres y dejar reposar un rato para que tomen sabor. Ahora en verano, mejor dejar al menos un par de horas en la nevera, para que se enfríen.
Más fácil imposible, y sale bien rica. ¡A disfrutar!

jueves, 23 de julio de 2009

Porra antequerana


La porra y el gazpacho son dos habituales en mi cocina en verano, me parecen muy refrescantes, de esas comidas que "entran solas", además de un plato sano y lleno de nutrientes. La porra, para los que no son de por aquí y quizá no lo sepan, es una variante del gazpacho, mucho más espesa, que se come con cuchara y echándole tropezones por encima, al gusto de cada casa. Tradicionalmente, jamón serrano muy picadito y huevo duro, y en muchos sitios también atún, o atún en vez de jamón. Es muy parecido al salmorejo cordobés. A mí me gusta servirlo con verduras muy picaditas, y que cada uno se vaya echando lo que le apetezca a medida que va comiendo. En este caso, de acompañamiento tenía: huevo duro, pimiento rojo, pimiento verde, cebolleta o cebolla tierna, tomate y pepino. Me gusta picar todo esto un ratito antes y tenerlo en la nevera, así me parece que le da un toque de lo más refrescante.
Recetas de porra, como de gazpacho, hay muchísimas, a mí me gusta más que ninguna la que se hace en la delegación de Vorwerk para las demostraciones de thermomix: lleva muy pocos ingredientes y es la más sabrosa de todas.

Ingredientes:

1/2 pimiento rojo (opcional, para darle color, yo no se lo pongo)
1 kg. de tomates rojos de buena calidad
1/2 diente de ajo, o 1 pequeñito
70 gr. de aceite de oliva
3 ó 4 rebanadas de pan, mejor si es tipo "pan de pueblo" y está asentado, con un par de días
Una cucharada de vinagre (aproximadamente)
Sal

Preparación:

Lavar los tomates. Quitarles la parte dura (el culo) y echar en el vaso junto con el ajo pelado, el pimiento (si se pone), la sal y el vinagre. Triturar 1:30 minutos en velocidad 5-10 (empezar en velocidad 5 sólo unos pocos segundos, para llevar el mando despacio hasta el 10 y dejarlo así hasta el final).
Añadir el pan y el aceite y triturar, originalmente otros 2 minutos en velocidad 5-10, pero este tiempo es una pasada, quedaría como una crema suave, suave, como si no llevara pan, y la gracia de la porra es que en la textura se aprecie más bien gordita, que se note el pan. Yo lo pongo aproximadamente 20 ó 30 segundos a esa velocidad, pero lo voy mirando, también dependerá del tipo y la cantidad de pan.
Dejar en la nevera al menos 6 horas o de un día para otro.
Picar muy pequeñitos los tropezones y meter también en la nevera. A la hora de servir, presentarlos en una fuente o plato aparte, en el centro de la mesa.

martes, 21 de julio de 2009

Lasaña de verano (sin horno)


¡Por fiiin! Regreso con muchas cositas nuevas, y es que tengo el blog medio abandonado, el pobre, porque con este calor parece a veces que no sé ni qué hacer de comer, a mí me ocurre que sólo pensar en comida "caliente" (por ejemplo, en platos de cuchara) hasta se me quita el hambre... Así que me he puesto a buscar un poquito recetas más veraniegas, de las que preparas con antelación y las dejas en la nevera, que se comen fresquitas y además no tienes que prepararlas en el último momento sino que cuando llega la hora de la comida o la cena ya están preparadas, ¡qué gustazo! En este caso, es un plato muy rico, muy fácil, se puede hacer el día antes por ejemplo y los ingredientes son pocos y sencillos. Muy rica y original. Recuerda un poco a una empanada, pero con pasta en lugar de la masa y muuuuy fresquita.

Receta incluida en un paquete de lasaña y un poco modificada por Alicia.

Ingredientes (para 4 personas):

8 placas de lasaña (calcular antes según el tamaño de nuestro molde las que necesitemos para hacer tres capas)
1 lata de pisto (en mi caso, fritada de verduras con aceite de oliva, de Hacendado, es deliciosa y con un sabor muy casero)
3 latas de atún
3 huevos duros
Una pizca de sal
Mayonesa o lactonesa

Preparación:

Hervir las placas de lasaña con sal y un chorrito de aceite, el tiempo que indique el paquete. Pasar por agua fría y poner a secar sobre un paño de cocina limpio.

Al mismo tiempo, cocer los huevos duros.

En un bol mezclar la lata de pisto con el atún un poco escurrido y desmigado y dos huevos duros picados (el tercero es para decorar). Añadir un pelín de sal y mezclar bien.


Montaje:

En la base de la fuente, poner un poco de mayonesa o lactonesa, y sobre ella una capa de placas de lasaña. Rellenar con tomate, cubrir con más placas de pasta, más tomate, y terminar con otra capa de pasta. Cubrir con la mayonesa o lactonesa, rallar el huevo duro restante por encima y adornar al gusto (con pimientos morrones, aceitunas cortadas...)

Reservar en la nevera hasta el día siguiente, o al menos unas horas.

miércoles, 1 de julio de 2009

Pastel de verduras "Mondieumondieu"


Otra receta espectacular de Su. El nombre ya lo dice todo: "¡Mon dieu, qué cosa más rica!" Desde que vi la receta, la guardé en favoritos y pensaba a menudo en hacerla, pero me parecía un poco laboriosa y no me decidía... En realidad, es muy, muy sencilla, un poco entretenida, eso sí, pero se pueden hacer las verduras uno o dos (o tres) días antes, y ya el día "de autos" en poquísimo tiempo tenemos montado el super plato. La cosa en cuestión se compone de: una base de puré de patatas casero, sobre él todas las verduras que tengamos a mano caramelizadas a fuego suave junto con una manzana (le da un toque espectacular), y en los bordes una pasta fina hecha con harina, mantequilla y queso. Todo esto con mozarella por encima, y al horno. Una exquisitez donde las haya. La masa de los bordes es deliciosa, y al tostarse un poquito se realza el sabor del queso que lleva. Las verduras y la manzana caramelizadas son las protagonistas del plato, y al comerlas uno se pregunta qué otros platos se podrán hacer con ellas (Su sugiere lasaña de verduras, tiene que estar deliciosa, pero sigue en pendientes). Y el puré del fondo suaviza el conjunto y le da un toque muy bueno sobre todo a la textura.
Os aconsejo visitar el blog de Su, da gusto leer sus explicaciones y sus fotos son maravillosas. Su receta aquí. Y nosotros, al lío.

Ingredientes:

Para el puré de patatas:
3 patatas medianas
Agua
Una pizca de sal
Un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra
Unas gotas de limón

Para las verduras caramelizadas:
Un calabacín
Una berenjena
Un puerro
Un pimiento rojo
Una cebolla
Un tomate
Una manzana (yo puse una golden)
Una pizca de sal
Un par de cucharadas de azúcar
Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra (o una, si se hacen en un wok)

Para la masa de los bordes:
50 grs. de mantequilla
150 ml. de agua
Un poco de sal
125 grs. de harina normal
2 huevos
80 grs. de queso gruyère

Para el acabado final:
100 grs. de mozzarella en dados

Preparación:

De las verduras (mejor hacerlas como mínimo un día antes)
Cortar todas las verduras y la manzana en tiras. Dejar escurrir la berenjena un rato con un poco de sal. Pelar el tomate antes de cocinarlo.
En una sartén tipo wok, poner la menor cantidad de aceite de oliva virgen extra que podamos (yo puse una cucharada más o menos). Pochar las verduras con el azúcar, y lentamente, se van caramelizando. Tardan un buen rato (al menos 45 minutos), pero el resultado es maravilloso. Con las cantidades indicadas, por pequeñas que sean nuestras verduras, sale una cantidad considerable. Es genial, porque nos sobrarán, y las podemos utilizar para otra cosa: una lasaña de verduras, un plato de pasta, o simplemente como guarnición para alguna carne.

Del puré de patatas
Cocer unas patatas peladas en un cazo con agua y un poco de sal.
Cuando estén cocidas, machacarlas en un bol con un tenedor. Añadir el aceite de oliva y las gotas de limón —no se nota el sabor a limón, pero se acentúa el sabor del aceite—. Si es necesario se añade un poco de agua, pero es importante que quede espeso.

De la masa de los bordes
Poner en un cazo la mantequilla y el agua. Llevar a ebullición, y retirar del fuego. Incorporar la harina con un poco de sal. Mezclar con las varillas con alegría, hasta que se haga una pasta homogénea.
Poner unos segundos más al fuego, hasta que la masa se despegue de las paredes del cazo. A mí no me hizo falta, porque ya se despegaba sin volver a ponerla al fuego.
Agregar los huevos, remover y añadir el queso gruyère.

Montaje del plato
Engrasar un molde de soufflé grande, apto para el horno. Poner el puré de patata en el fondo, de tal manera que llegue a un poco menos de la mitad de altura.
Disponer a cucharadas la pasta de los bordes —bien ajustada al borde; la masa tiende a bajarse—. Hornear unos 25 minutos a 200˚. Si veis que los bordes se queman en exceso, ponerle por encima un papel de aluminio a partir del minuto 15 (no me hizo falta, con este tiempo y temperatura quedó perfecto).
Sacar del horno, recolocar un poco la masa hacia los bordes si se nos ha bajado —no importa que quede irregular— y poner en el centro las verduras. Añadir mozzarella cortada en dados, y poner al horno unos minutos más hasta que funda el queso.
Servir recién sacado del horno.

Como bien dice la autora, espero que mondieuéis en vuestras próximas comidas.

viernes, 12 de junio de 2009

Delicias de pollo


Vaya descubrimiento, estas delicias de pollo son algo así como los Nuggets, pero más ricos y con sabor casero. Con una sola pechuga de pollo salen un montón, y están buenísimas. Además, si tenéis niños, seguro que les encantan, y este tipo de cosas cuando se hacen en casa no tienen nada que ver con las compradas, que llevan un montón de "vayaustedasaberqué".
Receta de Mjmix aquí.

Ingredientes:

1 pechuga de pollo
1 diente de ajo
50 gr de miga de pan (yo le pongo pan de molde)
50 gr de leche
50 gr de queso crema (tipo Philadelphia)
Sal y pimienta

Para empanar:
1 huevo
Pan rallado

Preparación:

Triturar el ajo 4 segundos en velocidad 6. Abrir la máquina y bajar los trocitos de las paredes (parecerá que el ajo casi se ha desintegrado). Echar la pechuga de pollo troceada y triturar 5 segundos en velocidad 7. Salpimentar y añadir el pan, la leche y el queso. Mezclar 10 segundos, velocidad 7.
Con la masa que queda, hacer porciones al gusto, o bolitas, o tortitas, lo que queramos, pasar por huevo y pan rallado y freir en abundante aceite.
Están buenísimas solas o con alguna salsa que nos guste: barbacoa, curry, brava...


Notas: la masa no es tan firme como la de las croquetas, es blandita, pero se maneja bien. Eso sí, se fríen muy bien (ni se abren, ni nada, y quedan muy hechas por dentro y con una consistencia "especial") y el tiempo total de preparación de la receta no llega ni a cinco minutos (sin freir, claro). O sea, a probar delicias se ha dicho.
Para congelar, lo mejor es ponerlas sobre una tabla y meter directamente al congelador. Una vez congeladas, cuando se ponen duritas, pasar a una bolsa de congelados, así no se deforman ni se pegan unas a otras.

viernes, 5 de junio de 2009

Blanco y negro


Después de una receta sana y casi al vapor, toca otra vez algo dulce, jeje, aunque esta vez se trata de un postre que no es nada pesado, y se puede hacer todavía más ligero de lo que yo lo hice. El mío es exactamente igual que las capas blanca y negra de la tarta tres chocolates (con todas las que he hecho ya, y todavía no la tengo en el blog...), pero si miráis el original de Alicia (pincha aquí) veréis que lo hace sin nata y sin azúcar. En realidad, lo original del postre es la forma, dentro de esta idea se pueden hacer mil variantes con esa textura: flan, cuajada, mousse, y el sabor que más nos guste.

Ingredientes:

Un molde de silicona alargado de un litro

Capa blanca:
150 gr. de chocolate blanco
250 gr. de leche
250 gr. de nata líquida para postres
1 sobre de cuajada

Capa negra:
150 gr. de chocolate sin leche
250 gr. de leche
250 gr. de nata líquida para postres
50 gr. de azúcar
1 sobre de cuajada

Preparación:

Todos los ingredientes de la parte blanca en el vaso, y programamos 7 minutos, 90º, velocidad 3. Cuando pasan un par de minutos y ya no se escuchan tanto los trozos de chocolate, subimos a velocidad 4. Vertemos sobre el molde que ya tendremos colocado de lado (dentro de uno igual pero rígido, y éste lo tumbamos apoyándolo en algo hasta que la capa quede "en diagonal", como se ve en la foto). Dejamos que cuaje, sin moverlo, como una hora. Lavamos el vaso.
Preparamos la parte negra del mismo modo que la blanca. Rayamos un poquito la superficie de la capa blanca con las puntas de un tenedor, con cuidado, para que luego las dos capas no se despeguen. Colocamos el molde en su posición correcta y vertemos la mezcla de chocolate negro ayudándonos de un cucharón, para que no caiga sobre la otra a bocajarro. Esperamos a que enfríe sin moverlo, y pasada al menos una hora, guardamos en la nevera hasta el día siguiente.

Notas: en una tarta "normal" no es necesario esperar a que cuaje una capa para echar la siguiente, pero aquí sí, porque el negro hay que echarlo ya con el molde en su posición correcta.
Es una tarta resultona, por lo bonita que queda y lo original de la forma, y sin embargo no da nada de trabajo: no hace falta horno, ni base, ni dedicarle demasiado tiempo. Además, de sabor buenísima, si nos gusta más dulzona la dejamos así, si la queremos muy ligera, sustituimos la nata por la misma cantidad de leche y no le ponemos azúcar. Para todos los gustos.

Huevos en cocotte con espinacas


Un entrante de lo más sano, fácil de hacer y muy rico. Aunque es poca cantidad (las espinacas se quedan en nada al hacerlas y parece que es una receta para dos, y no para cuatro), llena más de lo que parece, así que con esto y un segundo ligerito o una ensalada abundante, vamos "que chutamos". Al lío.

Ingredientes:

50 gr. de queso Gruyère
40 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
200 gr. de espinacas frescas (también lo he hecho alguna vez con espinacas congeladas, y sale igual)
1 pellizco de sal
700 gr. de agua (para el vaso)
4 huevos a temperatura ambiente
Pimienta (yo, sal de verduras)
100 gr. de pan tostado, cortado en tiras

Preparación:

Rallar el queso programando 4 segundos, velocidad 5, y reservar.
Poner en el vaso 30 gr. de mantequill, las espinacas y la sal y programar 10 minutos, 100º, giro a la izquierda, velocidad 1, con el cubilete inclinado. Verter en un bol y reservar.
Poner el agua en el vaso y calentarla, programando 6 minutos, 100º, vel. 1. Mientras, engrasar 4 moldes de aluminio o cerámica con la mantequilla restante, repartir las espinacas y esparcir el queso por encima. Cascar los huevos, echar uno en cada molde y salpimentar. Colocar los moldes en el recipiente Varoma.
Colocar el Varoma en su posición y programar 8 minutos, temperatura Varoma, vel. 1.
Servir con las tiras de pan tostado.

Notas: se pueden hacer también con jamón, sin espinacas, poniendo la mitad del queso en la base, sobre él el huevo y por encima unos taquitos de jamón serrano y el resto del queso. La primera vez lo hice en moldes de aluminio desechables, y ahora, al repetir en mis moldes de cerámica, le puse un par de minutos más tal como aconseja la receta, pero para mi gusto la yema queda un poco demasiado hecha. Yo probaría con estos moldes, y el mismo tiempo (8 minutos).

viernes, 22 de mayo de 2009

Flan tres leches (coco)


¡Cuánto he tardado en subir este flan! Cuando empecé con el blog, una de las primeras recetas que subí fue la del pollo al curry. La receta de hoy es perfecta para hacerla justo antes o después, porque entre las dos gastamos una lata entera de leche de coco.
Es un flan suave, con una textura muy fina, tiene un ligero sabor a coco pero muy poquito, es totalmente apto para los no coco-adictos. De hecho, si no le ponemos coco rallado (es opcional), seguro que nadie sabe lo que lleva ;-) Este tamaño es perfecto para poquitas personas, sale un flan de medio litro para que se acabe pronto y no nos hartemos de él, pero en Recetario Canecositas podeis ver tanto éste como otro, el original, que lleva el doble de cantidades y va cuajado en horno, en lugar de en el Varoma.
Aquí todas las opciones: grande, pequeño, en horno, en Varoma...

Ingredientes:

Caramelo líquido para el molde

225 gr. de leche condensada
150 gr. de leche de coco
125 gr. de leche entera
4 huevos
1 cucharadita de azúcar vainillado
25 gr. de coco rallado (opcional)


Preparación:

Mezclar todos los ingredientes en el vaso, sin mariposa. Remover durante 1 minuto a velocidad 4 y verter sobre un molde caramelizado. Cubrir el molde con papel de aluminio y poner papel de cocina encima, para que absorba el vapor. Introducirlo en el recipiente Varoma y colocar la tapa.
Enjuagar el vaso, llenarlo con un litro de agua, y programar 45 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2. Cuando termine el tiempo, bajar el Varoma de su posición sin destapar el molde. Esperar a que se enfríe para meterlo en la nevera. Desmoldar y servir el día siguiente.


Notas: es importante resistir la tentación y no mirar antes de tiempo a ver qué pinta tiene ni si habrá cuajado, no hay que destaparlo hasta que se enfríe, y sobre todo no desmoldar en caliente. El reposo y el frío terminarán de darle la textura adecuada. Éste está hecho en una ensaladera de cristal, pero vale cualquier molde que resista el calor. Eso sí, deben quedar algunos agujeritos libres en la base del Varoma para que pase el vapor.
El mío lleva coco rallado, es el filito que se ve en la base del flan como más oscurito. Queda todo el coco en la base y sobre él el flan. Si no lo ponemos, quedará más clarito de color, y con menos sabor a coco, claro.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Bizcoflan


Esta fue una de las primeras recetas que me recomendaron cuando me compré la Thermomix, y han pasado años hasta que por fin la he hecho... ¡Está buenísimo! Además, no sé por qué, me parecía que sería más complicado, y es muy sencillo, no tiene truco y me imagino que es de esos postres que siempre salen bien. La historia consiste en un flan con base de bizcocho, como su nombre indica (más o menos). Esta receta viene en varios libros de Thermomix, desde la Th21 o incluso antes, hasta los de ahora. Yo la he copiado del libro Cocina para fechas especiales, aunque mirando por algunos blogs para ver qué tal quedaba descubrí un par de consejillos que me han venido muy bien. Concretamente, consulté los blogs de Auro y Alicia.

Ingredientes:

Para el caramelo (yo puse caramelo líquido comprado, de Royal):
6 cucharadas de azúcar
Unas gotas de zumo de limón

Para el flan:
4 huevos
500 gr. de leche
120 gr. de azúcar
1 cucharadita de azúcar vainillada

Para el bizcocho:
3 huevos
90 gr. de azúcar
90 gr. de harina

Preparación:

Poner a precalentar el horno a 180ºC, colocando en su interior desde el principio un recipiente con agua, donde luego pondremos el recipiente del flan para que se haga al baño María.
Verter el azúcar y el zumo de limón en un molde rectangular y ponerlo al fuego hasta que se forme el caramelo. Yo, como le pongo caramelo comprado, este paso me lo salto :) Mover el molde para que se caramelicen también los laterales, y reservar.
Poner en el vaso todos los ingredientes del flan y mezclar 10 segundos, velocidad 3. Verter la mezcla en el molde caramelizado.
Poner la mariposa en las cuchillas. Echar en el vaso los huevos y el azúcar del bizcocho, y programar 5 minutos, 37º, velocidad 3 1/2. Cuando acabe, programar otros 5 minutos a la misma velocidad, sin temperatura.
Añadir la harina y programar 10 segundos, velocidad 1 1/2. Terminar de mezclar con la espátula, con movimientos suaves para que no se bajen los huevos. Echar esta mezcla delicadamente sobre el flan. Meter el molde en el horno, dentro del recipiente que habíamos puesto a calentar, y hornear durante 25 ó 30 minutos. Al pincharlo con una aguja, ésta debe salir limpia.
Una vez sacado del horno, el bizcocho estará un poco seco. La clave de esta receta es que el bizcocho esté húmedo, jugosito. Un truco estupendo de Gijonesa (del foro Mundorecetas.com) es el siguiente: preparar un almíbar con caramelo líquido rebajado con agua. Yo le puse además un chorreoncito de ron. Ir apartando con una espátula los laterales del bizcocho y echar el almíbar, que empape bien, aunque nos parezca mucho, luego quedará bien jugoso. Es importante que quede empapado.
Dejar enfriar y desmoldar. Adornar con nata montada o al gusto.

Notas: aunque la receta no lo especifica, creo que este tipo de postres mejoran con un reposo más o menos largo, es decir, hacerlo por ejemplo el día antes y dejar en su molde hasta el momento de servir. Otra cosa importante es que la mezcla para el bizcocho no se baje, debe quedar casi con una textura de mousse, muy esponjosa y ligera, así flotará sobre el preparado del flan y no se mezclarán.
La receta no tiene mucho truco, y además de que está muy rica, a partir de ésta se pueden hacer infinitas variaciones: cambiando el sabor del flan y/o del bizcocho, saldrán una multitud de postres diferentes. Flan de coco, de chocolate, de dulce de leche, de limón o naranja... Y un bizocho simple o añadiendo algún toque acorde con el "tema" del flan. ¡Que aproveche!

viernes, 15 de mayo de 2009

Risotto con setas y foie


Antes de nada, tengo que decir que esta no es mi receta de risotto "de siempre", aunque ése también lleva setas. Todavía no lo he subido a la página, y es que, para qué negarlo, desde que estoy enganchada a la Thermomix, las recetas tradicionales me dan mucha más pereza... Éste es un risotto un poco más "de lujo", por el foie. Desde que lo vi sabía que me gustaría, claro, con esos ingredientes... Pero está más bueno de lo que me esperaba. El punto del arroz, perfecto, como debe quedar un buen risotto, cremoso, suave, sin rastro de caldo pero en absoluto seco. El foie casi se deshace, pero quedan trocitos pequeños con una textura cremosa que terminan de deshacerse en la boca. En fin, un acierto de receta, mucho más fácil que otras recetas aparentemente más corrientes, no se tarda nada en hacerlo, y es un plato delicioso.
La receta es del blog de Comoju, y de Alicia la idea de hacerla con menos cantidades, como para dos, aunque yo también he modificado cantidades a mi antojo. Pongo aquí las originales (receta para 3 personas) y entre paréntesis lo que he puesto yo, como para dos, ¡pero dos con mucha hambre!

Ingredientes:

240 gr. de arroz (170 gr.)
Media cebolla
45 gr. de aceite de oliva virgen extra
3 dientes de ajo pequeñitos
225 gr. de setas variadas (150 gr. de setas de las de toda la vida, no variadas)
120 gr. de terrina de foie gras (90 gr. de foie gras de pato mi cuit)
600 gr. de caldo de pollo (450 gr.)
Sal y pimienta
Una cucharada de mantequilla (esto, aportación mía, la original no lleva)
Queso Parmesano o Grana Padano
Perejil picado

Preparación:

Echar en el vaso la cebolla, los ajos y el aceite, y picar durante 6 segundos en velocidad 4. Rehogar programando 10 minutos, 90º, velocidad 1. Echar las setas troceadas, el arroz, el caldo caliente y el foie cortado en dados. Salpimentar y programar 15 minutos, 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
Comprobar la cocción del arroz (yo lo he dejado 3 ó 4 minutos reposando, con el vaso cerrado). Añadir la mantequilla y remover. Servir y espolvorear con unas virutas de parmesano y perejil picado.

Notas: como ya he dicho en la introducción, estas cantidades son para dos, pero salen unos platos considerables, mejor no poner ni ensalada, o acabaremos como bolas. La combinación de sabores, exquisita. Con lo fácil que es, ¿quién no hace risotto?

domingo, 19 de abril de 2009

Bacalao con tomate y patatas panadera (Varoma)


Esta receta es del libro A todo vapor. Es de esas recetas que, aunque son facilitas, requieren un buen ratito en la cocina, porque llevan varios pasos diferentes: el pescado, el tomate, la lactonesa... Me encantó y seguro que la repito, pero quizá sea mejor hacer las cantidades de la original. Yo hice una versión mini, para dos personas, y creo que ya que se hacen varios pasos, lo mejor es que quede para otra vez. Nunca había probado nada al horno con alioli, se tuesta un poco y se acentúa su sabor, en muchos platos se utiliza para gratinar, sobre todo pescado y algunas verduras. Es una combinación deliciosa, sobre todo cuando al comer vas mezclándolo todo a la vez: el tomate con las verduras, el pescado y el alioli.

Ingredientes (mi versión para dos):

Salsa de tomate y bacalao:

70 g de cebolla
1 diente de ajo
40 gr. de aceite de oliva virgen extra
400 gr. de tomate triturado
1 cucharada de azúcar (algo menos)
1 cucharadita rasa de sal
1 pizca de pimienta negra recién molida
4 trozos de bacalao ya desalado

Patatas panadera:
50 gr. de aceite de oliva virgen extra
50 gr. de agua
300 gr. de patatas, cortadas en rodajas de 0,5 cm
50 gr. de pimientos verdes, cortados en tiras
Sal

Lactonesa:
150 gr. de aceite de girasol
75 gr. de leche
1/2 diente de ajo
Una pizca de sal
Unas gotas de limón

Preparación:

Introducir la cebolla y el ajo en el vaso y trocear 4 segundos, velocidad 4.
Añadir el aceite y saltear 5 minutos, Varoma, vel. 1.
Añadir el tomate triturado, el azúcar, la sal y la pimienta, y programar 20 min., temp. Varoma, vel. 1. Colocar el cestillo sobre la tapa para que evapore y no salpique.
Engrasar el recipiente Varoma con aceite y colocar el bacalao con la piel hacia arriba, dejando algunos agujeros sin tapar para que pueda salir el vapor.
Quitar el cestillo, colocar el Varoma en su posición y programar 6 minutos, temp. Varoma, vel. 1.
Cuando acabe el tiempo, poner el tomate en un recipiente que pueda ir al horno, previamente engrasado, y reservar. Reservar también el pescado dentro del Varoma.

Patatas panadera

Colocar la mariposa.
Poner en el vaso el agua y el aceite, y programar 4 minutos, temp. Varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
Añadir las patatas y los pimientos y sazonar al gusto. Programar 13 minutos, temp. Varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
Retirar la mariposa.
Escurrir las patats y los pimientos dentro del cestillo y reservar.

Lactonesa

Pesar el aceite en una jarrita y reservar.
Poner en el vaso la leche, el ajo y la sal, y programar 1 minuto, 37º, velocidad 5 (importante: quitar el giro a la izquierda que seguirá programado).
Echar un poco de agua en el cubilete para que no se mueva, y ponerlo en su posición. Programar 3 minutos, 37º, velocidad 5. Mientras, ir vertiendo el aceite sobre la tapa poco a poco.
Acabado el tiempo, añadir el zumo de limón y mezclar a velocidad 5 unos segundos.

Montaje del plato y gratinado

Cubrir la salsa de tomate que teníamos reservada en la fuente con las patatas y los pimientos. A continuación, colocar los trozos de bacalao encima y echar una cucharada de lactonesa sobre cada uno. Hornear durante 5 minutos a 250ºC.
Servir caliente.


Notas: se puede utilizar bacalao fresco en lugar de bacalao desalado, o si no nos gusta el bacalao, se puede hacer con cualquier otro pescado blanco similar (si es necesario, añadir un poquito de sal a la salsa). Aunque es un plato que parece muy largo, es bastante sencillo, y el resultado merece la pena.

sábado, 18 de abril de 2009

Croquetas de atún y queso


Hasta hace muy poco tiempo, no había probado las croquetas de atún. Me sonaba que tenían que ser algo como muy "de niños". Vaya tontería. Probé las que hace mi tía Nina, y me encantaron, le salen deliciosas. Pero, cosas de la vida, se acostumbra una a lo fácil, y hay cosas que ya no hago del modo "tradicional", como las masas o las croquetas. Así que cuando vi esta receta de croquetas de atún, me puse con ella de inmediato, y salen muy muy buenas, el relleno es suave, de sabor delicado (¡aunque sean de atún!), es una masa fácil de manejar, y no necesita mucho reposo antes de poder formar las croquetas. O sea, que lo tiene todo. Y a mí me suena a una receta que les tiene que encantar (también) a los niños, así que niños y mayores, ¡a disfrutar!
La receta es de Mjmix

Ingredientes:

3 latas de atún
2 quesitos
50 gr. de aceite de oliva
50 gr. de mantequilla
75 gr. de harina
1 cebolla pequeña (yo cebolleta)
300 gr. de leche
Sal, pimienta y nuez moscada (al gusto)

Preparación:

Escurrir muy bien el atún de su aceite. Reservar.
Verter en el vaso de Thermomix el aceite, la mantequilla y la cebolla, y programar 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad 4 unos segundos y después poner a vel. 1 hasta que acabe el tiempo. Añadir la harina y programar 3 minutos, 100º, vel. 1.
Incorporar la leche, la nuez moscada (alegremente, que se note, que le da un puntito muy especial), la sal y la pimienta. Mezclar 10 segundos en vel. 6, a continuación echar el atún y los quesitos y programar 7 minutos, 100º, vel. 2.
Cuando pare la máquina, dejar reposar unos minutos.
Verter la masa de las croquetas en un recipiente y dejar enfriar.
Una vez enfriada la pasta, formar las croquetas, pasándolas por pan rallado, huevo y pan rallado de nuevo.
Freir en abundante aceite bien caliente.

Notas: para formar las croquetas, metí la masa en una bolsa de las de congelar, le corté una esquinita, y así me "fabriqué" una manga pastelera con la anchura a mi gusto. En una fuente alargada coloqué un fondo de pan rallado y sobre él con la manga hacía como dos churros, después sólo hay que cortar las croquetas del tamaño que queramos, y moviendo un poco la fuente ya están pasadas por el pan rallado. Puede sonar lioso pero es de lo más sencillito. Aquí podeis ver el paso a paso de Encarna donde explica con fotos todo esto que estoy contando yo.

miércoles, 8 de abril de 2009

Arroz con aceitunas


Este es un arroz meloso, original desde luego, y muy sabroso aunque lleve pocos ingredientes. Me gustó mucho el saborcito que tiene y además me parece muy socorrido en casos de "no tengo nada que echarle al arroz". Eso sí, no es para los no aceituneros. Yo recomiendo probarlo, es fácil de hacer y su sabor es sorprendente. La receta es del libro Arroces de Levante.

Ingredientes (de mi versión para dos personas):

30 gr. de aceite
70 gr. de cebolla
1 diente de ajo
100 gr. de pimiento rojo
100 gr. de tomate natural (yo, de lata troceado)
500 gr. de agua
1 cdita. de pimentón dulce
Una pizca de sal
100 gr. de arroz
50 gr. de aceitunas verdes sin hueso
50 gr. de aceitunas negras sin hueso

Preparación:

Poner en el vaso de la Thermomix el pimiento, el tomate, la cebolla y los ajos (si el tomate es de lata, añadirlo después de este paso). Trocear 5 segundos, vel. 4.
Añadir el aceite y programar 15 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
Mientras, cortar las aceitunas en 3 rodajas cada una, y reservar.
Acabado el tiempo, incorporar el pimentón y programar 15 minutos, 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara, y a continuación incorporar el agua por el bocal.
Cuando termine, añadir el arroz, y programar 10 minutos, 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
Por último, añadir las aceitunas, mezclar con la espátula y programar 5 minutos más a la misma temperatura y velocidad.
Rectificar el punto de sal si fuera necesario, pasar el arroz a una fuente o cazuela, reposar unos minutos y servir.

Notas: me gustó tanto su saborcito y el punto que le queda al arroz, que me planteo investigar otras posibilidades con esta misma receta, quizás cambiando las aceitunas por otro ingrediente que no requiera mucha cocción. A imaginar...

viernes, 20 de marzo de 2009

Flan de queso rápido (microondas)


Quién me iba a decir a mí que iba a hacer una receta en el microondas... No sé por qué, pero no me gusta usarlo para cocinar, sólo para calentar, así que normalmente cuando veo recetas que van hechas en microondas no me fijo mucho en ellas. Pero lo que pasó con este flan fue que lo probé antes de saber qué llevaba ni cómo se hacía... Y me encantó. La receta es de mi suegra, está buenísima, y esto sí que de verdad es un postre rico y rápido de hacer, más fácil imposible. Queda muy suave y nada empalagoso. ¡Con lo fácil que es, hay que probarlo al menos una vez!

Ingredientes:

200 gr. de queso crema (tipo Philadelphia)
1 lata pequeña de leche condensada
1 vaso de leche
4 huevos

Caramelo para el molde

Preparación:

Batir bien todos los ingredientes (en Thermomix, lo tuve 15 segundos, vel. 4). Verter sobre un molde caramelizado y meter en el microondas, a la máxima potencia, 15 minutos. Dejar reposar al menos unas 6-8 horas en la nevera, aunque al día siguiente está todavía más bueno.


Notas: ojo con el tamaño del molde, la mezcla no debe ocupar más de la mitad o 3/4 partes, ya que al principio sube muchísimo. Luego, al enfriar, se vuelve a quedar más bajito y se va "compactando". Yo lo hice en el bol de cristal que utilizo para hacer la tortuga Gertrudis.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Bizcocho de manzanas, nata y canela


Este es un bizcocho "especial". Cuando lo vi, sólo por el nombre ya sabía que me gustaría. La combinación de sabores es deliciosa, pero además su textura es sorprendente: una base de bizcocho húmedo, muy jugoso y tierno, y por encima una capa de trozos de manzana con sabor a almendras, azúcar y canela. Creo que no hace falta añadir nada más. La receta la vi en el blog Bocados dulces y salados, pero a la manera tradicional, y yo la he adaptado a la Thermomix. Así tenéis las dos versiones, ¡esta vez no hay excusa para los que no tengan la maquinita!

La receta sin Thermomix aquí

Ingredientes:

150 gr. de azúcar
2 huevos
2 cucharaditas de canela en polvo
125 gr. de mantequilla (yo puse aceite de girasol)
1 cucharadita de azúcar vainillado
150 gr. de nata líquida
150 gr. de harina
1 cucharada de levadura química (tipo Royal)

Para la parte superior:
2 cucharadas de harina
4 cucharadas de azúcar glas
4 cucharadas de almendras molidas
1 cucharada de canela molida
2 manzanas peladas y cortadas en trocitos

Preparación:

Precalentar el horno, calor sólo por abajo, a 250ºC.
Poner en el vaso todos los ingredientes de la parte superior del bizcocho, excepto la manzana, y mezclar unos segundos en velocidad 3. Pelar las manzanas y cortar en daditos. Añadir la mezcla anterior a las manzanas y reservar.
Sin lavar el vaso, poner la mariposa en las cuchillas, añadir el azúcar y los huevos, y programar 3 minutos, 37º, velocidad 3 1/2. Al terminar el tiempo, programar otros 3 minutos a la misma velocidad, sin temperatura.
Añadir el aceite y mezclar 10 segundos, velocidad 3.
Añadir la canela y la nata, y mezclar 15 segundos, velocidad 3.
Añadir el azúcar vainillado, la harina y la levadura. Mezclar 15 segundos al 2 1/2, quitar la mariposa y terminar de envolver con la espátula.
Verter en un molde engrasado, o en uno de silicona (no hace falta engrasar). Distribuir la mezcla reservada con la manzana por toda la parte superior del bizcocho.
Meter en el horno y bajar inmediatamente la temperatura a 180ºC, calor arriba y abajo. Hornear durante unos 40 minutos, o hasta que esté hecho.
Servir tibio o frío. Le va muy bien una bola de helado de vainilla.


Notas: es tan sencillo que creo que queda todo bien explicado. Sólo una cosa: la receta no especificaba el tamaño del molde, así que yo lo hice en uno desmontable de 26 cm (es el tamaño más estándar). Al echar la mezcla en el molde, queda muy bajita la parte de bizcocho, como se aprecia en la foto del corte, y me dio miedo que quedase seco. Pensé que para la próxima vez sería mejor hacerlo en un molde más pequeño, pero después de probarlo creo que no le cambiaría nada, así queda perfecto. Aguanta perfecto y jugoso dos o tres días (y a lo mejor alguno más, pero no hemos esperado para comprobarlo).

miércoles, 11 de marzo de 2009

Arroz al pelotón


A este "arroz al pelotón" le tenía echado el ojo desde hace tiempo, pero no me atrevía nunca a hacerlo porque me parecía que sería un arroz blanco hervido con más cositas hervidas, como un arroz de guarnición y poco más. ¡Qué va! Ya es la segunda vez que lo hago y seguro que lo haré muchas más. En cuanto a su sabor, no es nada soso, en absoluto, muy sabrosito porque toma el sabor del ajito, el laurel, la pastilla de caldo (o concentrado casero, mucho mejor)... Parece como si fuese rehogadito, pero es que además el grano queda suelto, en su punto, y los "tropezones" está claro que se pueden variar al gusto de cada uno. En definitiva es un plato super fácil de hacer, prácticamente todo junto al cestillo, sanito, y realmente rico. Yo os lo aconsejo totalmente. La receta es de Recetario Canecositas, otro acierto más como todas las suyas.

La receta de Alicia aquí

Ingredientes:

300 gr. de arroz (yo Basmati)
50 gr. de aceite de oliva
3 dientes de ajo
800 gr. de agua para el vaso
1 pastilla de caldo (yo 1 cucharada de concentrado de verduras casero, receta aquí)
Sal
175 gr. de salchichas de frankfurt o taquitos de bacon
75 gr. de maíz dulce
60 gr. de guisantes (yo congelados, así tal cual, sin descongelar)
75 gr. de champiñones laminados al natural (una lata pequeña)

Preparación:

Cortar los champiñones si no son laminados, y las salchichas en rodajitas pequeñas. Reservar.
Poner el aceite en el vaso, 3 minutos, Varoma, vel. 1.
Añadir los dientes de ajo laminados, 2 minutos, Varoma, vel. 1.
Añadir el agua y la pastilla o concentrado de caldo, 15 segundos, vel. 8.
Añadir el laurel y programar 5 minutos, Varoma, vel. 4. para calentar el agua.
Colocar el cestillo e ir añadiendo y pesando los ingredientes: el arroz, el maíz, los guisantes, los champiñones y las salchichas. Remover con la espátula y echar algo de sal por encima.
Programar 17 minutos, varoma, vel. 4. Remover con la espátula un par de veces a lo largo del tiempo programado. El punto del arroz dependerá un poco del gusto personal de cada uno y del tipo de arroz. Con este tiempo el Basmati queda justo en su punto, ni entero, ni pasado.
Al terminar el tiempo, sacar el cestillo con ayuda de la espátula y volcar sobre una ensaladera. Quedará como un pelotón, de ahí el nombre, pero al remover y mezclar los tropezones veremos como el grano queda muy suelto, perfecto.


Notas: podemos servir el arroz directamente una vez removido, o si queremos pasarlo a un molde de corona de silicona, apretar un poco y desmoldar.
Está bueno tanto calentito recién hecho (a mí es como más me gusta) como templado e incluso frío. Aguanta perfectamente de un día para otro, y con un toque de microondas o de sartén, queda otra vez como recién hecho.
Los guisantes, ya lo he dicho, los pongo congelados directamente, y quedan perfectos.
Las cantidades no se pueden aumentar en esta receta, jeje, el cestillo queda llenito, llenito, no cabe ni un grano más de arroz. Si queréis, lo que sí se puede hacer es cambiar proporciones: menos salchichas y más guisantes, por ejemplo, o quitar un ingrediente y aumentar la cantidad de otro.
También se pueden freir antes todos los ingredientes y luego echarlos al cestillo, pero así es mucho más sanito y de verdad que está muy bueno. Si tenéis reticencias ante el tema "champiñones de lata sin freir", por ejemplo, como me pasaba a mí, de verdad, vencedlas y probad. No os arrepentiréis.

viernes, 27 de febrero de 2009

Pastel de pisto


Mmm qué rico... Y por fin he podido estrenar mis aros de emplatar (¡gracias, mami!). Esta receta ya sabía que me gustaría desde que la vi, y aun así me ha sorprendido gratamente. El pisto sale delicioso, muy muy sabroso, me ha gustado más que la receta del libro básico. Muy sequito, nada caldoso, es como un tomate concentrado y con verduritas. En realidad, se trata de hacer tres tortillas, cada una de un color, y servirlas una encima de otra con un poco de pisto entre capa y capa. A partir de ahí, podemos hacer infinidad de variantes con lo que nuestra imaginación nos sugiera, sólo cambiando los ingredientes de las tortillas "de colores". Se podrían hacer con atún, gambitas, cualquier verdura, queso, jamón...

Ingredientes:

Para el pisto:
100 gr. de cebolla
100 gr. de pimiento verde
100 gr. de pimiento rojo
250 gr. de calabacín
250 gr. de berenjena
2 dientes de ajo
50 gr. de aceite
100 gr. de salsa de tomate (tomate frito casero)
1/2 cuchardita de sal (si fuera necesario)

Para la tortilla amarilla:
2 huevos
100 gr. de maíz escurrido
Aceite para la tortilla
Una pizca de sal

Para la tortilla verde:
2 huevos
175 gr. de espinacas
10 gr. de mantequilla
Aceite para la tortilla
Una pizca de sal

Para la tortilla roja:
2 huevos
40 gr. de salsa de tomate muy concentrada (ketchup)
Aceite para la tortilla
Una pizca de sal

Preparación:

Para el pisto:
Poner las verduras troceadas en el vaso y programar 1 segundo, velocidad 5. Yo lo hice en dos tandas, la berenjena sola y las demás verduras de una vez, porque la textura es muy diferente y además es bastante cantidad. Sacar y reservar.
Poner la mariposa en las cuchillas y añadir al vaso todas las verduras troceadas y el aceite. Programar 25 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1. Cuando termine, añadir la salsa de tomate y programar 10 minutos, temp. Varoma, velocidad 1. Comprobar el punto de sal. Sacar y reservar.

Para la tortilla amarilla:
Batir los huevos y añadir el maíz escurrido y la sal. Hacer la tortilla en una sartén de 20 cm. de diámetro con poco aceite. Sacar y reservar.

Para la tortilla verde:
Poner en el vaso la mantequilla y las espinacas y programar 5 minutos, temperatura Varoma y velocidad 1 para rehogar. Cuando termine, programe 3 segundos y velocidad progresiva 5-10.
Batir los huevos, añadir las espinacas y la sal y hacer la tortilla. Reservar.

Para la tortilla roja:
Batir los huevos, añadir el tomate y la sal y hacer la tortilla.

Montaje del plato:
Con un molde redondo, cortar 4 discos de cada tortilla. Colocar el molde en un plato. Dentro de él, poner un ddisco de tortilla roja, añadir unas cucharadas de pisto. colocar un disco de tortilla amarilla, sobre él unas cucharadas de pisto, y terminar con un disco de tortilla verde. Presionar un poco para que se una todo, sacar el molde sujetando el pastel y repetir la operación hasta tener los 4 pasteles.


Notas: las cantidades las he modificado un poco a mi gusto. Las tortillas eran de 3 huevos cada una, por ejemplo, pero me parecía demasiado. La tortilla de ketchup, aunque suene un poco raro de entrada, tiene un sabor muy peculiar, y se queda muy suave, más que las otras, hay que probarla. Aunque siempre queda la opción de hacerla con concentrado de tomate.

jueves, 19 de febrero de 2009

Tarta tortuga Gertrudis


Ésta es la tarta que le hice a mi niña para su primer cumpleaños (bueno, una de las dos, porque lo celebramos en dos veces). La original es del blog francés Amuses bouche, donde tienen unas tartas espectaculares, y un apartado entero de tartas infantiles que es una delicia. De allí es ésta (Gertrude la tortue), el erizo cubierto de chocolate (Gaston le hérisson), jaja, y otras por el estilo, graciosísimas y con una pinta estupenda. Sin embargo, hasta que Alicia no la "españolizó" convirtiéndola en Gertrudis y cambiando algunas cosas, por ejemplo el relleno, no la empezamos a copiar montones de personas... En la original, el relleno es una mousse de chocolate con trocitos de pera en almíbar, y los brazos de gitano que forman el caparazón son caseros y rellenos de Nutella. En este caso, los bracitos de gitano son comprados, pero siempre podemos ponernos a hacerlos caseros si queremos...

Receta Amuses bouche aquí
Receta de Alicia aquí

Ingredientes:

(Para una ensaladera o bol hondo, de 23 cm de diámetro)
4 bracitos de gitano rellenos de trufa (de Mercadona)

Para la mousse:
400 gr. de nata para montar (he usado la que venden en Mercadona en la sección de refrigerados, 38% M.G.)
1 tableta de chocolate postres
3 claras
100 gr. + 50 gr. de leche
1 sobre de gelatina en polvo Royal
50 gr. de azúcar


Preparación:

Forramos la ensaladera con papel transparente y curbimos paredes y base con rodajitas del brazo de gitano. Tienen que quedar apretaditas, bien pegadas unas a otras. Como los bracitos traen una capa fina de chocolate por la parte de abajo, recomiendo quitarla completamente antes de empezar a cortar rodajitas, si no luego nos molestará y tendremos trocitos de chocolate por todas partes.
Montar la nata muy fría en la Thermomix, unos 90 segundos aproximadamente con la mariposa puesta, pero hay que ir mirando y escuchar la máquina hasta que cambie el sonido, se nota perfectamente cuando la nata está montada si prestamos atención. Reservar en la nevera. Lavar el vaso perfectamente (no debe quedar ningún resto de grasa por pequeño que sea, o no se montarán las claras). Montar las claras con el azúcar, también con la mariposa puesta y observando la máquina (yo las tuve también unos 90 segundos). Reservar.
Derretir el chocolate al baño María. Hidratar el sobre de gelatina en 50 gr. de leche fría. Calentar los 100 gr. de leche restantes, en la Thermomix, hasta que llegue casi a ebullición, echar la gelatina hidratada y remover unos 30 segundos a velocidad 3, para disolverla bien. Añadir el chocolate derretido y programar 1 minuto, velocidad 3. Dejar templar (debe enfriarse bastante para que no se corte la nata).
Unir la crema de chocolate con la nata montada, y luego añadir las claras, mezclando con cuidado, con movimientos envolventes, para que no se bajen. Verter sobre el molde reservado con los bracitos de gitano, y cubrir con más bracitos. Dejar en la nevera un mínimo de 6 horas, aunque lo mejor es de un día para otro.
Al desmoldar, cortar panecillos de leche para hacer la cabeza, patas y cola. Los ojitos son dos clavos, aunque se pueden poner cualquier cosita, y la boca está dibujado con un lápiz pastelero de Vahiné, sabor vainilla.


Aquí el corte, se ve que la mousse queda consistente, aunque muy suave. Tiene una textura espectacular, me imagino cómo estará para tomarla sola en copas... ¡Una maravilla!


Notas: creo que esta vez ya está todo más o menos aclarado durante la explicación. Aunque lo parezca a simple vista, no es nada laboriosa, sobre todo con los bracitos comprados, jeje. Es sólo forrar el molde y hacer la mousse, esperar, y decorar. Yo gasté 3 bracitos y medio, aunque para la base de la tortuga, que luego no se ve, también se puede poner una plancha de bizcocho.
Es una tarta ideal para grandes y pequeños, se toma fresquita y la mousse es deliciosa. Además, cunde bastante, una tarta nos puede dar para unas 10 personas.

martes, 10 de febrero de 2009

Perrunillas


Qué cosa más rica. Yo no las conocía con este nombre, pero me han encantado. Son como los "almendrucos" que comía de pequeña, aunque yo diría que más buenas. Me las recomendó una antigua compañera de trabajo. Ella tiene la Th21 y por eso muchas veces hace recetas que a mí ni me suenan, y claro, intercambiamos. Tienen una textura un poquito terrosa, suave, que se deshace en la boca, y un saborcito de esos que cuando terminas de comer te deja con ganas de más. Son facilísimas, salen un montón, y duran muchos días si se guardan bien en una lata o un tupper. ¿Qué más se puede pedir?

Receta original del libro "Escuela de cocina vol. 2: repostería"
Ingredientes:

200 gr. de azúcar
La piel de 1 limón (sólo la parte amarilla)
1 cdita. de canela en polvo
100 gr. de almendras crudas
200 gr. de manteca de cerdo
60 gr. de aceite de girasol
2 yemas de huevo
400 gr. de harina
Un pellizco de bicarbonato
Almendras enteras para adornar

Preparación:

Poner el azúcar en el vaso y pulverizar programando 20 segundos, vel. 10. Añadir la piel de limón y la canela, y volver a programar 20 segundos, vel. 10. Agregar las almendras y pulverizar otros 6 segundos, vel. 10.
Incorporar al vaso la manteca, el aceite y las yemas, y mezclar todo 15 segundos, velocidad 6. Por último, incorporar la harinay el bicarbonato y mezclar durante 30 segundos en velocidad espiga, ayudándose con la espátula.
Una vez terminado el tiempo, la masa queda como arenosa, igual que la de los mantecados. Retirarla del vaso (sale muy fácilmente), colocarla entre dos láminas de papel film transparente y estirar con un rodillo, dejándola de 1 cm de grosor. Formar las perrunillas (en realidad, el nombre es super gracioso si no lo conocéis X-) cortando la masa con un cortapastas o con el cubilete, o haciendo montoncitos con la masa y aplastándolos un poco. Colocar una almendra en el centro de cada pasta.
Colocar las perrunillas en una bandeja de horno engrasada o sobre papel vegetal, lámina de silicona o silpat, dejando suficiente separación entre ellas para que no se unan al hornearse (aumentan un poco de tamaño). Espolvorear con azúcar granulado e introducir la bandeja en el horno precalentado a 170ºC durante 10 ó 15 minutos, hasta que estén doradas.



Notas: es mejor hacerlas gorditas, si quedan muy finas no salen tan ricas y además es más fácil que se rompan. Dejan un saborcito al final como a canela, almendra y limón, que las hace unas pastitas como muy navideñas. Para este año las hago en vez de mantecados, jeje.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Costrada de patatas y espinacas (tradicional)


Lo primero que hay que decir de esta receta es que no se llama así. En realidad se llama "menestra de acelgas a la extremeña". Que me perdonen los extremeños, pero a mí con ese nombre no se me ocurriría pensar en este plato, así que se lo cambio. De las dos formas está igual de bueno. Es una de esas recetas de ingredientes sencillos, pero que dan un resultado delicioso. Además, creo que, tomándola como base, admite mucho juego en cuanto a cantidades, ingredientes... Las patatas quedan jugosas y suaves, y con el toque del pimentón y el contraste de la capa de huevo crujientita y tostada hacen un conjunto perfecto.

Ingredientes (para 6 personas):

3/4 kg. de acelgas o espinacas (mejor frescas, pero si son congeladas no pasa nada)
3/4 kg. de patatas
3 huevos
1 cebolla grande (yo, cebolleta)
2 dientes de ajo
Perejil
Pimentón (como media cucharadita de pimentón dulce y una puntita de cuchillo de pimentón de la Vera)
Sal
Aceite
Un pellizquito de hierbas provenzales (opcional)

Preparación:

Cocer las acelgas o espinacas cortadas en pedazos pequeños. Reservar.
Cortar las patas como para tortilla, salar y freir junto con la mitad de la cebolla picadita, dejando que queden tiernecitas y sin dorarse en exceso. Para ello, lo mejor es echarlas de una vez a la sartén con el aceite caliente, aunque no demasiado, y "picarlas" de vez en cuando con la espumadera. Son las llamadas "patatas al pelotón".
Sofreir en un poquito de aceite la otra media cebolla muy picadita, y cuando empiece a estar doradita, añadir las acelgas. Sofreir, y seguidamente añadir las patatas y mezclar bien en la sartén, añadiendo un majado de los ajos y el perejil con un chorrito de agua, el pimentón y las hierbas (si se ponen). Dejar que se haga todo unos minutos a fuego lento, y después volcar en una cazuela de barro, aplastando ligeramente con la espumadera.
Batir los huevos y verter sobre las patatas y acelgas. Meter la cazuela en el horno encendiendo el gratinador, y dejar hasta que los huevos formen una costra crujiente y dorada.


Notas: esta receta la hace mi madre desde hace mucho tiempo, aunque sé que es de algún libro. Yo la hago también desde hace años, pero la verdad es que las cantidades nunca las miro. Además, suelo hacer para dos, calculando las patatas a ojo y las acelgas que creo que van bien para esa cantidad. Ésta ha sido la primera vez que las he hecho de forma individual, en las cazuelitas de barro. Normalmente lo hago todo junto en un molde rectangular, de los de lasaña, por ejemplo, y luego sirvo las raciones en los platos. Lo de las hierbas de Provenza también ha sido una novedad de esta última vez, y creo que es un añadido muy acertado. Eso sí, estas hierbas tienen bastante "personalidad", así que recomiendo echar sólo una pizquita, de forma que se aprecie su aroma pero no enmascaren el resto de sabores.

domingo, 25 de enero de 2009

Palmeritas de hojaldre


A ver, a ver... La receta.... ¿Cómo era? Ah, sí, jaja, la receta y forma de hacerlas, mirando este vídeo (pincha aquí). Ya sé que parece un poco cutre, pero están mejor que otras palmeritas que he probado, aunque todo dependerá, claro está, de la calidad del hojaldre. Yo he utilizado uno del Lidl, fresco (no congelado). Está más bueno que el de La Cocinera y que el de Mercadona. Si teneis un Lidl a mano, os lo recomiendo.

Ingredientes:

1 plancha de hojaldre fresco refrigerado
Azúcar

Preparación:

Pues lo dicho, mirando el vídeo. Es muy sencillito pero vale más una imagen que mil palabras. Está muy bien explicado y se ve cómo es. El azúcar se derrite en el horno y al enfriarse las palmeritas quedan crujientitas y doradas, no hace falta ni siquiera pintarlas con huevo...
Se hornean en menos de 15 minutos, me parece un recurso ideal para visitas o para llevar a casa de amigos, jeje, "he hecho palmeritas de hojaldre", y es de lo más fácil y rápido.

viernes, 23 de enero de 2009

Concentrado de verduras casero


¡¡Qué descubrimiento!! Este concentrado de verduras sustituye a las pastillitas de caldo concentrado, tipo Avecrem, pero mucho más sano, claro. Parece que las susodichas pastillitas tienen muchos detractores y no son nada buenas, ya que en su composición llevan grasas vegetales hidrogenadas entre otras cosas, y nada más natural que este "invento" para sustituirlas. Yo lo he conocido en la página de Alicia, y ahora parece que se ha puesto de moda en el foro de MR que yo frecuento. Lleva mucha sal, que actúa como conservante, por lo que se conserva meses en la nevera sin problema. Una cucharada sustituye a una pastillita, y en principio no es necesario añadir más sal, aunque eso ya va a gustos.
Mira el de Alicia aquí

Ingredientes:

2 zanahorias
2 nabos pequeños
2 ramas de apio (las hojas)
2 puerros
1 cebolla (la mía era muy pequeña y además le añadí una cebolleta)
1 pimiento verde pequeño
3 dientes de ajo
1 puñado de perejil
200 gr. de sal gorda
3 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

Pelar y limpiar las verduras, cortarlas en trozos grandes y echar en el vaso de la Thermomix.
Picarlas a velocidad 7-10.
Añadir la sal y el aceite y programar 30 minutos, 100ºC, velocidad 2 1/2.
Volver a picar en velocidad 7-10 durante unos segundos.
Guardarlo en un frasco de cristal y una vez frío, refrigerar.

Una cucharada sopera equivale a una pastilla de caldo de las de compra.


Notas: cuando trituré las verduras al principio, antes de echar la sal y el aceite y poner temperatura, quedó un puré como marrón, ya creí que algo no iba bien porque no era verde... Pero después de los 30 minutos y al volver a triturar queda verde, verde. Me salieron dos tarros, el de la foto es un poco más grande que el otro. Se puede guardar en la nevera, aguanta varios meses, o también en el congelador, pero eso sí, no llega a congelarse por la cantidad de sal que lleva.
Otra cosa: echa un olorcito muy bueno, pero ¡¡nada de probarlo!! Sería como chupar una pastilla de esas concentradas, o una sacarina...

lunes, 19 de enero de 2009

Albóndigas en salsa (en Varoma)


Bueno, ahora una recetita sana, sana, para variar, jeje. Estas albóndigas "light" no se fríen, se hacen en el Varoma, así que mucho más sanitas. Además, al unirlas con la salsa, no se nota nada. La salsa nos gustó mucho, es muy sabrosa y los champiñones le dan un toque muy bueno. Las albóndigas quedan tiernas y jugositas. ¡Os animo a darles una oportunidad! La receta es de Alicia, puedes ver la suya aquí

Ingredientes:

Para las albóndigas:
1/2 kg. carne picada, mitad de cerdo y mitad de ternera, o la que os guste
2 huevos crudos
2 ó 3 dientes de ajo
Unas ramitas de perejil fresco (sólo las hojas)
Sal
Pimienta negra molida
Nuez moscada
Pan (un trozo de barra de unos cuatro dedos)
50 gr. vino blanco
Harina

Para la salsa:
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde
1/2 pimiento rojo
2 dientes de ajo
2 zanahorias
50 gr. aceite de oliva
100 gr. vino blanco
70 gr. agua (se puede añadir más si nos gusta la salsa menos espesa, lo admite perfectamente)
200 gr. champiñones laminados, o setas (yo puse champiñones, le dan un toque muy bueno)
Sal
Pimienta negra molida
Nuez moscada
1 lata de fritada casera (la mía marca Hacendado, es como un pisto espesito, muy casero)

Preparación:

Para las albóndigas:
Echar en el vaso de la Thermomix los dientes de ajo y el pan. Rallar en velocidad 5-10 unos segundos, hasta que oigamos que ya no choca contra las paredes. Un par de segundos antes de parar la máquina, echar el perejil por el bocal (así no se quedará el pan verde). Volcar sobre el bol donde tengamos la carne picada. Sin lavar el vaso, incorporar los huevos, el vino y las especias, y mezclar unos segundos en velocidad 4. Incorporarlo también al bol de la carne y mezclar con un tenedor.
Formar las albóndigas, enharinarlas y pincelar con aceite el recipiente y la bandeja del Varoma. Ir colocándolas separaditas.

Para la salsa:
Enjuagar el vaso y secar un poco.
Echar la cebolla, el ajo, las zanahorias, y el pimiento rojo y verde en trozos grandes, y trocear en velocidad 4 entre 4 y 6 segundos. Añadir el aceite y programar 8 minutos, temperatura varoma, velocidad 1, sin poner el cubilete.
Cuando acabe, añadir el resto de ingredientes de la salsa, programar 30 minutos, temp. Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara, y colocar el recipiente Varoma (con las albóndigas dentro) sobre la tapa.
Una vez terminado el tiempo, abrir el recipiente Varoma con cuidado de no quemarnos y comprobar que las albóndigas están hechas. Volcar las albóndigas en la fuente u olla donde las vayamos a servir y añadir las salsa por encima. Mezclar bien y dejar reposar un ratito.

Notas: nos han gustado mucho, pero una vez hechas, cuando las probamos, me pregunté para qué exactamente servirá la harina, si no se fríen... Se nota un poco el "tacto" de la harina recubriendo las albóndigas, así que la próxima vez, probaré a hacerlas y ponerlas directamente en el Varoma, sin harina ni ná, a ver qué tal.

jueves, 15 de enero de 2009

Tarta de superchocolate


Que nooo, de verdad que no, que ya "casi" no hago dulces... Después de las navidades toca comidita sana, pero es que esta tarta la hice en Nochebuena, así que la pongo aunque sólo sea para recordar buenos tiempos llenos de chocolate, jeje. La receta es de Alicia, de Canecositas. La suya la podéis ver aquí

Ingredientes:

Base de galletas (también se puede poner una plancha de bizcocho):
1 rulo de galletas tipo María (o Digestive, napolitanas...)
70 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

2 tabletas de chocolate postres
1 litro de nata líquida
1 sobre de flan Royal (8 raciones)
100 gr. almendras molidas
Para decorar: virutas de chocolate, nata montada, bizcochos de soletilla, bolitas de chocolate...

Preparación:

Primero, triturar las galletas unos 15 segundos, velocidad 6. Añadir la mantequilla y mezclar durante 10 segundos en velocidad 6, hasta que quede homogénea. Echar la mezcla en la base de un molde desmontable, apretando con las manos para que quede uniforme. Yo le pongo un papel vegetal sobre la base desmontable, antes de echar las galletas, lo estiro bien y lo "pillo" con el aro, de forma que luego pueda desmoldar la tarta fácilmente y no tenga que servirla sobre la base metálica.
Pulverizar el chocolate en velocidades 5-10, unos 10 segundos. Añadir la nata,el sobre de flan y las almendras molidas. Programar 10 minutos, 100º, velocidad 4.
Verter sobre la base, y dejar enfriar. Yo creo que lo mejor es hacerla de un día para otro, o con al menos 12 horas de antelación.
Servir muy fresquita.


Notas: la primera vez que la hice tuve un "pequeño fallo" con las cantidades, me lié porque la receta de Alicia lleva la mitad de cantidades, es para un molde más pequeño. Pero sale muy buena, una textura como de flan muy cremoso. Para chocolate-adictos.

viernes, 9 de enero de 2009

Pastel de (falso) cabracho


Pues sí, falso, falso. Muy falso. Porque de cabracho nada. ¿De dónde se sacará ese pez tan feo? Seguro que en el mercado hay, pero yo he hecho una versión muy accesible, jeje, facilísimo encontrar los ingredientes, vamos. Pero eso sí, igualito que los que ponen en los buenos restaurantes (estoy empezando a dudar si no lo harán como yo...) La textura, buenísima, muy "auténtica", y el sabor delicioso... Es una receta del libro "las recetas de nuestras presentadoras", con los cambios oportunos, claro. Para empezar, hice la mitad de cantidades, ¡y salió muchísimo! Pero mucho, mucho. No creo que nunca haga la receta entera, aunque seamos más, ya que es un entrante, un picoteo... ¡Y de verdad que sale muchísimo! Yo pongo aquí las cantidades del que yo he hecho, si lo queréis gigantesco, ya sabéis, al libro.

Ingredientes:

250 gr de cabracho (yo puse merluza)
7 gambas medianas, peladas
1 litro de agua para el vaso
250 gr de nata líquida
3 huevos
5 palitos de cangrejo de los pequeñitos
10 gr de anchoas (creo que eran 4 anchoas)
1/2 cucharadita de pimienta negra
125 gr de tomate frito

Preparación:

Envolver el pescado en papel film transparente, colocar en el recipiente Varoma y reservar.
Poner el agua en el vaso y programar 17 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1 1/2.
Pasados los 7 primeros minutos, colocar encima de la tapadera el recipiente Varoma con el pescado. Cuando termine el tiempo, añadir al Varoma los cuerpos de las gambas y, con la máquina parada, dejar reposar durante dos minutos dentro del mismo bien tapado, para que se hagan con el vapor.
Sacar el pescado, secar con papel de cocina y limpiar de piel y espinas. Retirar el agua de la cocción.
En el vaso vacío, poner el pescado junto con el resto de ingredientes. Programar 12 minutos, 90º, velocidad 4.
Forrar con film transparente un molde de plum-cake de unos 31 x 12 aproximadamente (el mío es más pequeño, el "estándar" de plum-cake, creo que de largo mide 25 ó 27 cm, pero quedó perfecto).
Acabado el tiempo, comprobar la textura, y si se quiere más fino, triturar en velocidad 8 ayudándose con la espátula. Yo no lo trituré más, estaba perfecto. Creo que este tipo de recetas tienen que tener una textura "gordita", como grumosa, no tan fina como un paté.
Verter la mezcla en el molde y darle unos golpes sobre la mesa para que no queden burbujas. Dejar enfriar en la nevera al menos dos horas. La verdad es que sale muy caliente, no sé yo si en dos horas se pondrá fresquito. Yo creo que lo suyo es hacerlo por la mañana para comerlo por la noche, o de un día para otro.
Desmoldar y servir.

Notas: se conserva estupendamente en la nevera varios días. Una receta de esas chulas para sorprender a la gente o llevar a casa de alguien. Delicioso.

jueves, 1 de enero de 2009

Bombones de foie


Estos bombones me llamaron la atención desde que los vi en el blog Con los 5 sentidos. Los guardé en favoritos porque me pareció una combinación exquisita, pero no fue hasta que empezaron a hablar de ellos en el foro de Mundorecetas cuando me volvió a picar la curiosidad. Allí había opiniones de todo tipo: por lo general gustan mucho, pero claro, hay quien decía que no le había gustado nada la combinación... ¡Esto había que probarlo para opinar! Me han parecido deliciosos, una exquisitez. La combinación de sabores es totalmente acertada. Además no tienen trabajo ninguno, y es de esos aperitivos para quedar como una reina... Fisno, fisno de verdad. Y sin despeinarnos.

Ingredientes:

Una cubitera de silicona
Chocolate de cobertura (tipo Nestlé postres, el mío Hacendado, es el que más me gusta)
Foie mi-cuit de buena calidad
Sal Maldon
Crema de vinagre balsámico (yo no le puse, y no creo que le haga falta, la verdad)

Preparación:

Derretir el chocolate al baño María y pincelar con él los huecos de la cubitera. Mi pincel de silicona era muchísimo más grande que los huecos de la cubitera, así que fui poninedo chocolate en cada hueco con una cucharita y repartiéndolo bien por las paredes. Poner en el congelador hasta que solidifique (tarda poco, se nota perfectamente cuando está). Volver a hacer una segunda capa de chocolate y poner de nuevo en el congelador.
Aplastar el foie con un tenedor y rellenar los huecos, apretando bien para que no queden partes vacías. Pincelar de nuevo con chocolate para hacer la base y poner en el congelador.
Desmoldar con cuidado y recortar los sobrantes de los lados.
Poner sobre cada bombón unas escamas de sal (la receta indica poner antes una gotita de crema de balsámico, pero yo no le puse).


Notas: antes de hacerlos, estaba casi segura de que se iban a estropear al sacarlos de la cubitera, que se cuartearía el chocolate, que se quedarían pegados... Pero no, salieron perfectos, no se estropeó ni uno. De sabor, ya lo he dicho, exquisitos. Sólo una o dos escamitas de sal que llevaba cada bombón le dieron un toque buenísimo, aunque el tema de la crema de balsámico ya me convence menos (por eso no les puse). Aunque claro, todo es probar. Recomiendo sacarlos del congelador un ratito antes de tomarlos, para que el foie no esté tan frío y se acentúe su sabor.
Un puntazo.